0 9 mins 3 años

Vamos a ver como han quedado definitivamente los permisos de paternidad y maternidad, haciendo hincapié en algunos aspectos muy importantes que no han comentado en la tele.

La mejor prueba de que estos permisos se han igualado, o al menos se igualarán al 100% en el 2021, es que ya no existen los permisos de paternidad por un lado y maternidad por otro lado. Ahora ambos permisos son el mismo y se llama «permiso por nacimiento». Esto no es ninguna tontería porque deja claro que ahora la situación es la misma para los padres y para las madres y por ello los derechos son los mismos. Por cierto, que nunca han sido «bajas de maternidad» porque un embarazo no es una enfermedad. Es curioso que al permiso de paternidad nunca le haya llamado nadie «baja de paternidad».

Es más: no solo hablamos de permiso por nacimiento sino de una situación de nacimiento que dura 12m a partir del parto o adopción. Durante esos 12m todo despido improcedente se convierte en nulo automáticamente. Es decir que se ha ampliado la protección contra despido que supone cada nacimiento, puesto que antes era de solo 9m y ahora es de 12m. Esto es importantísimo pero no te lo han contado en la tele, no sea que vayas tú por ahí pidiendo despidos nulos e impidiendo que los empresaurios levanten Españistán.

El permiso de nacimiento ha dejado de ser optativo para los padres como lo era el antiguo permiso de paternidad. Ahora tiene una parte obligatoria y una parte voluntaria, exactamente igual que en el caso de las madres. Trabajar durante la parte obligatoria sería falta sancionable por Inspección de Trabajo. Lo que redunda en la protección contra despido comentada anteriormente, porque antes solo la tenían los padres que disfrutaban el permiso de paternidad, pero ahora la tienen todos los padres.

Se ha reconocido específicamente que no pasar el periodo de prueba desde el inicio del embarazo será despido nulo a no ser que la empresa pruebe razones independientes del embarazo. Esto también es muy importante porque por primera vez se obliga legalmente a las empresas a probar las causas del desistimiento de contrato en período de prueba en casos de embarazo.

El permiso de nacimiento de las madres (antiguo permiso de maternidad) queda igual que estaba. El de los padres:

  • Durante lo que queda del 2019 será de 8 semanas: 2 obligatorias tras el nacimiento y otras 6 «libres».
  • Durante el 2020 será de 12 semanas: 4 obligatorias tras el nacimiento y otras 8 «libres»,
  • Desde el 1/1/21 será igual que el de la madre, es decir 16 semanas: 6 obligatorias tras el nacimiento y otras 10 «libres». Con la diferencia que la madre puede coger hasta 4s de las libres antes del nacimiento, pero el padre no. ¿Por qué no? Pues porque lo han decidido así los padres de la patria, nunca mejor dicho, y a callarse todo el mundo… rojos ignorantes.
  • Las semanas «libres» son voluntarias y dentro del primer año tras el nacimiento.

Como es obvio, pero no lo era tanto hasta hace muy poco, el permiso de nacimiento es para ambos miembros de la pareja, sea cual sea su sexo y su equipo de fútbol. También para los del Real Madrid en el 2019.

Antes, los padres tenían un permiso de nacimiento de 2d y luego el de paternidad, que podía ser en fechas distintas. Ahora todo se ha unificado en el nuevo permiso de nacimiento de 16 semanas, porque al ser una parte obligatoria tras al nacimiento ya no tiene sentido el antiguo permiso de 2d. Pero este permiso de 2d sigue existiendo para hombres y mujeres en los casos de nacimientos de hijos de parientes hasta 2º grado de consanguinidad o afinidad.

En cuanto a cesiones, no es posible ni nunca lo ha sido que el padre ceda a la madre. Pero durante lo que queda del 2019 la madre podrá ceder 4s de su permiso al padre (antes eran 10s), en el 2020 podrá cederle 2s y en el 2021 ya no habrá cesiones.

Algunos padres aún se creen que el permiso de paternidad se lo tienen que pedir a las empresas y que si son buenas se lo dan o les dicen las fechas en las que les viene bien para que no se hunda la patria y eso; pero nunca han pensado que a las madres le pudieran negar el permiso de maternidad o decirles cuándo lo tuvieran que disfrutar. Pero la realidad es que el antiguo permiso de paternidad no necesitaba «autorización» y por supuesto que el nuevo permiso de nacimiento sigue sin necesitarla. Esto es tan sencillo como que la situación ahora es la misma para ambos. Ya no hay permiso de maternidad obligado para la pobrecita parturienta y permiso de paternidad como un favor al padre para que se vuelva blandengue y aprenda a hacer cosas de esas de mujeres. Se repite que ahora es el mismo permiso de nacimiento para ambos, por lo que ya lo tienen concedido por el Estatuto de los Trabajadores tanto si le gusta al jefe como si no y con su protección contra despido tanto si le gusta a la empresa como si no. Sin olvidar que no es solo que no haya que pedirlo y esperar a que el genio de la lampara te conceda tus deseos de comunista radical sino que el permiso es obligatorio para los dos. Es decir que estos permisos no se solicitan sino que sencillamente se disfrutan, tanto en la parte obligatoria como en la parte voluntaria. Simplemente hay que preavisar con 15d y preavisar no es solicitar.

Solo cuando ambos miembros de la pareja trabajen para la misma empresa, ésta podrá limitar su ejercicio simultáneo de las semanas libres por razones fundadas y objetivas, debidamente motivadas por escrito. Es decir que ambos tendrían el permiso exactamente igual y a la vez en las semanas obligatorias, pero quizá no a la vez en las libres y nunca reduciendo su duración total. Además la empresa tendría la carga de la prueba de las razones que alegaran en su negativa, que tendría que ser por escrito.

En cuanto a la tontería esa de los dineros, ambos miembros de la pareja cobrarán lo mismo: el 100% de la base de cotización de la nómina del mes anterior. Dicho de otra forma quizá demasiado resumida, tanto el padre como la madre cobrarían lo mismo que trabajando. Teniendo en cuenta que se cobraría una prestación de la SS y no un salario. Es decir que la empresa no pondría ni un euro de lo que tú cobraras y si te sustituyeran por un parado tampoco pagarían cotización a la SS. La SS te paga esta prestación como una «ayuda» para que sigas cobrando cuando dejes de trabajar por tener un hijo, porque la empresa deja de pagarte. Por lo que trabajar durante los permisos es un fraude a la SS.

El nuevo permiso de nacimiento es una suspensión de la relación laboral. Igual que cuando se suspende un partido ya no se vale meter gol hasta que se reanude, el padre y la madre no tienen ninguna obligación respecto de sus empresas durante sus permisos. Ni atender las llamadas de la empresa o de sus clientes ni menos aún hacer tarea o encargo alguno por breve o sencillo o urgentísimo que sea. Hacerlo sería una falta sancionable por Inspección de Trabajo y un fraude a la SS, igual que trabajar cobrando el paro.

El nuevo permiso de nacimiento es compatible con el permiso de lactancia y/o con la reducción voluntaria de jornada y/o con la excedencia por cuidado de hijo. Por cierto, que también ha habido cambios en el permiso de lactancia, que serán comentados en un próximo artículo.

Articulo publicado en Laboro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.